Cuando un packaging discrimina

Publicado: 1 diciembre, 2010 de FotoYop en Producción gráfica
Etiquetas:, , ,

El packaging, que muchas veces es considerado un simple portador de mensajes funcionales, se descubre, en este caso, como un elemento capaz de emitir mensajes segregadores, fríos y contradictorios. ¿Las causas? El miedo al cambio por parte del fabricante, estrategias de marketing basadas en segmentaciones extremas, estereotipos actitudinales que distan de ser reales, etc.

Algunos se trataban de alimentos y otros de productos medicinales o cosméticos, pero todos ellos tenían un punto en común: sus fabricantes poseían una concepción arcaica sobre los consumidores de nivel bajo, basada en que la carencia estética y la pobreza emocional eran el medio ideal para dirigirles un mensaje comercial eficaz.

Aferrándose erróneamente a dicha premisa, y contrariamente a lo que se podría suponer, muchos de esos lanzamientos no siempre han podido involucrar una estética superadora. Por el contrario, lo aspiracional se rechazaba radicalmente por suponer que un lenguaje “popular” debe ser sinónimo de descuidado, simple y burdo. Esa misma categorización a ultranza es la que ha determinado, en muchos casos, que rubros como el farmacológico por ejemplo, construyan sus packagings a partir de layouts aburridos, racionales en extremo, fríos, y tan objetivos en sus recursos que cualquier elemento ligeramente emocional es tomado como un ataque a la eficacia del producto.

La segmentación extrema en el packaging
Cuando una empresa le habla a un target bajo de manera pobre, simplista y desprovista de cuidado, por el simple hecho de tornar eficaz un objetivo comercial, podríamos decir que se está estableciendo una valoración denigrante del consumidor. Cuando una empresa trata a sus clientes con respeto, busca enriquecer su experiencia de compra y contribuye a una dignificación por medio de la comunicación. Entonces nos encontramos frente a una acción socialmente responsable, constructiva y altamente positiva para el futuro de su público objetivo.

Entre lo objetivo y lo emocional
Se ha dicho que un packaging es la piel de un producto. Es más, un packaging es la piel de quién lo vende. Y esto se manifiesta claramente en algunas empresas fabricantes de productos vinculados a la salud quienes, ante la necesidad de emitir un mensaje de alta credibilidad y mínimo riesgo, llevan esta regla a su extremo, apelando a recursos absolutamente racionales. Comprar ciertos medicamentos resulta ser, por su estética, una experiencia aterradora. Nada de risas, nada de color, nada de naturalidad. “Con la salud no se juega”.

Una vez, un médico dijo que no le encontraba sentido a enriquecer estéticamente un packaging de medicamento, puesto que los enfermos suelen acudir a los expendedores muñidos de una receta, y por lo tanto, la venta está asegurada. Son esos comentarios los que obligan a replantearnos nuestro rol como profesionales de la comunicación estratégica. ¿Es que el diseño sólo sirve para vender? ¿Y su perfil emocional?

Conclusión:
Respeto y dignidad entre clases. Salud emocional y contención anímica. Dos puntos fuertes y necesarios, en donde el packaging, aún hoy, demuestra tener puntos débiles que deben ser analizados y mejorados. Apuntar a un cambio resulta necesario para que esa simple “cajita” creada para vender se transforme en el comienzo de una visión más positiva e integradora para todos.

Fuente: Adrián Pierini, Medios y Empresas


Anuncios
comentarios
  1. mara dice:

    excelente…..!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s